Blogia
un viaje a la nada

percepciones

percepciones

Te escucho…

cuando grita la tarde

y la ciudad esparce sus sirenas,

cuando amaina la noche

en la tumba abierta de un lucero

y cuando enciende la vida,

lumbre roja, cada día un sol.

 

Nadie más

dice mi nombre letra a letra,

apoderándose los labios

de las curvas, los sonidos y la piel

que esconde la sombra y los barrotes,

prisionera ilusión desentrañada

de tus manos

regándome en secreto,

como cardos silvestres del otoño.

 

Te escucho…

aunque no puedo verte

y se deshacen las horas, en mis tiempos de arena,

cuando crecen las aguas

de tormenta marina agigantando horizontes

y cuando estrecho mis alas

empapadas de bruma y pedacitos de vos.

 

Nadie más

bebe y sangra mi nombre letra a letra,

destilando los hilos

transparentes, de la trama

que desviste solitaria

la sed y la codicia

de un amor que orada

entre murmullos,

el tiempo, la razón y la distancia.

 

Te escucho…

cuando laten mis venas,

aunque apagues el aire,

aunque selles tu boca

 

Te escucho…

remover el río de mi nombre

y naufragar en la orilla serpenteante,

de tu voz

 

Aunque no digas nada

nunca… más

yo…

 

Te escucho

 

rojAmhieL

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

rojA -

GRACIAS MARTITA...!

ABRAZOS

Dra. Marta Zabaleta -

http://boards3.melodysoft.com/app?ID=Shaharazad&msg=1565

Marta Zabaleta -

Muy inspirado este poema,tiene figuras muy interesantes y sensibles. Bello. Marta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres