Blogia
un viaje a la nada

y una de "harina"

y una de  "harina" Hace un tiempo, ni mucho ni poco, en una de esas tardes de nada, mientras merendábamos, K me preguntó por qué las facturas tenían esos nombres tan “ridículos”. Le dije que no sabía, pero que si quería, podíamos averiguarlo.
Pasó la vida y cada quien en sus rutinas. Él se olvidó del asunto y yo… casi.

Hasta que en esta semana, hojeando una revistita para turistas, apareció un artículo muy breve, donde se hace mención a las delicias panificadas de la argentinidad.
Y la sorpresa, fue encandilante…!

Resulta, que en sus vivencias por el cono sur, el anarquista italiano Errico Malatesta, entre tantas otras cosas, dejó organizado y rebelado, un combativo sindicato de panaderos.
Ironía mediante, se llevó a cabo el bautismo de nuestras típicas “facturitas”, con nombres que hicieran alusión al ejército, la curia y las fuerzas policiales.

Aquellas creaciones heréticas de finales de siglo XIX y principios del XX, mantienen, además del sabor clásico de las tardes de domingo, una herencia intacta de lo que fue…. alguna vez, el sueño de los perseguidos de todos los rincones del planeta…

Un paraíso sin dios, ni patria, ni ley.

Para saborear y pensar, con unos ricos mates …..

* Cañoncito: cilindro hueco de masa, relleno de dulce de leche
* Vigilante: vara delgada y recta, con un toquecito de membrillo
* Sacramento: pancito muy suave relleno de crema o dulce
* Bola de fraile, alias Suspiro de monja: bollo azucarado y frito
* Jesuita: triángulo de hojaldre y azúcar quemada

Los tiempos pasan….
Los vicios quedan.
SALUT…!

rojA mhieL

PS. Gracias a la revistita 054
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

rojA -

teta de monja...!

Esa no la sabía. O en la ciudad de los buenos ayres se llaman diferente?!

La herencia de las abuelas no se pierde, Martita. Hay semillas que quedan latentes pero... no dormidas. Y esperan su hora de brotar.

Un beso

Marta Zabaleta -

Y no habra llegado todavia la hora de imitar a las feministas anarquistas proletarias de Rosario, queridas hermanas, que como querian de paraiso terrenal uno sin maridos, sin jfes, sin abuso sexual y con amor libre, les llamarian, por ejemplo, las bolas de fraile,
teta de monja, o gusto de de fraile, y asi siguiendo...
O se habra perdido del todo la herencia ciudadana que me ensenio mi abuela???
Con el debido respeto a las facturitas. SALUT.
Marta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres