Blogia
un viaje a la nada

teoría y práctica

teoría y práctica Preguntaste si estoy enojada con vos porque no pensamos lo mismo. Pero…
¿Cómo puedo enfadarme porque decidas querer o no querer a alguien?
¿Cómo va a molestarme que intentes ser feliz?
¿Cómo voy a juzgar yo tu decisión de estar o no estar sola?
¿Cómo crees que no me importe tu dolor…?

Mirá… flaquita… Nadie puede hacer teoría del amor y tratar de opinar desde afuera en un diálogo de a dos. Cada pareja es un mundo con idioma, fronteras, culto y costumbres únicas. Vos sabés lo que pienso. No me parece justo ensayar un discurso pero aunque sigas creyendo que soy una insensible… lo único que cuenta es lo que sientas vos.

Mi idea del amor no tiene, desde hace mucho, definición de diccionario. Parafraseando a Benavente cuando hablaba de dios, podría decirte …. “No sé si existe el amor… pero lo necesito, lo necesito, lo necesito…” Aunque, de elegir…. mil veces me apego a la boca de Keats, el poeta cuando exclama a su amada Annie Laurie…. “Mi religión es el amor y tú eres su único dogma”
Pero nunca, hasta ahora…. una frase tan sabia a mi criterio, como la del mismísimo Shakespeare cuando dice: “If you love something, let it go. If it comes back… it´s yours. If it never comes… it never was…”
Porque en definitiva… me parece… lo único que puede trazar las diferencias, es la libertad. Y hablo de todo, en cualquier campo, en todos los aspectos. Desde ella en adelante: la vida…

Y voy a teorizar, aunque no quería…

Si me decís como ayer: “Estuvo con otras minas”… Yo entiendo tu rabia y hasta podría incluso consolarte, pero después de las lágrimas…¿no vienen los por qués?... Porque casi siempre hay uno o varios. Entonces; la primer contradicción: “Amar no es poseer y es poseer”

Si amo a alguien entiendo antes que nada, que es otro ser y siempre lo será… aunque su esqueleto y el mío acabaran secos y fundidos hasta el delirio de la consumación (como en el cuento).
Ser otro es tan lícito y fundamental como ese deseo que sustenta al deseo. Y si asumo que el otro es libre…¿puedo pretender ser yo su único camino posible hacia esa libertad?

Ya sé que “no es normal”. Comprobé en carne viva que ni aún la sinceridad más transparente alcanza a resarcirnos del dolor. Pero todavía puedo distinguir amor de egoísmo y puedo morirme de amor sin esperar recompensas… pero puedo más, entender el amor a la libertad y con ella … la vida… y extinguir o exorcizar así el dolor y el egoísmo.

Y si decís: “Me mintió”… Entonces te pregunto, ¿le cabía otra posibilidad?. Segunda contradicción:“Mentir no es engañar, es engañarse”
Porque… jamás hay una verdad absoluta y por consecuencia tampoco una mentira absoluta. Se puede mentir al otro y se puede mentir con el otro. Pero, no hace falta mentir si la confianza cabe, si esa semilla descubre terreno propicio en ese abono de dos.

Mentirle al otro, cuando se lo ama como “otro” y como corresponsal de amor… es un despropósito que sólo tiene cabida cuando el puñal traiciona el halo fueguino de la libertad. Y mentir con el otro… pudiendo desenredar amarras para aventurarse a la sinceridad, es patológico.
Como decía Osvaldo, mi buen querido psicólogo de añares ha… “en una pareja se compatibilizan patologías”… y guay si tenía razón!

La mentira, en resumidas cuentas, cuadra solamente si falla la libertad y es espada y coraza en una lucha sin cuartel. Y… estoy segurísima de que me vas a decir: “No existen tus idealismos, mhel”…. Y es probable que te responda con otra y tercer contradicción: “Lo imposible es posible”

Porque… si el modelo, los parámetros, las costumbres, las medidas, la experiencia… han demostrado y siguen demostrando que no nos han de satisfacer jamás por éste costado que les conocemos y les sufrimos…. ¿qué hacer? ¿sucumbir? ¿aguantar? ¿llorar en los rincones? ¿padecer?....
Nadie tiene la receta de la felicidad. Hay que inventarla cada día cada minuto. Encontrar cómplices o atreverse solo y entramar esta tremenda fechoría que es VIVIR… con mayúsculas (porque no estoy hablando de la otra subespecie del “sobre”vivir aparente y de respirarcomerdormir…. No.)

Si mi alma hecha pedazos clama una pizca de clemencia, se la doy. Aunque tenga que escribir de nuevo la historia de la humanidad y me entregue a todas las hogueras del infierno.
Te lo digo, como lo veo.

Fidelidad no es sinónimo de amor
El amor no existe sin libertad
La libertad se sustenta en la confianza
La confianza se construye de verdades concretas
Lo concreto no es absoluto
Los absolutismos rayan el egoísmo
El egoísmo exige pertenencia
La pertenencia reclama fidelidad
Y fidelidad… no es sinónimo de amor

Y otra vez…
Paradojas. Contradicciones. O nada más … que mi humilde percepción
Y……

No estoy cuestionando las costumbres de nadie. No emito juicios de valor ni en pro ni en contra de la fidelidad. Sólo sé y sólo digo que el amor es otra cosa mucho mas lejos o más cerca que un acuerdo material.

(Por si acaso, no me tomes en cuenta, mujer. La experiencia es siempre individual. Pero no…. No estoy enojada con vos. Te quiero demasiado aunque jamás estemos de acuerdo)

mheL
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

mhieL rojA -

anónimos... en trío

sin aplausos
ni diccionarios victoriosos
existe el amor de alas abiertas

aunque sea más fácil o más cómodo
seguir el sendero acostumbrado, de las cicatrices

Re ánimo/animo: retorta del anónimo -

Más allá del dolor,
simpatía por el diablo,
anónimo,
sí,
pese a tus mil nombres o mudas
que me invalidan,
gamo, dama o cero:
cencerro al ombligo de la noche,
tú dueles,
tú atenazas con tus trenzas
que también fueron, sábelo,
dolor antiguo
entre dioses y adioses,
anónimo non,
domna sens par,
definición finida,
reválida,
anula...

ya
no.

Anónimo -

clap, clap

húmedos aplausos, mhiel

teoría inaplicada tomo II página desgarrada 40
enntre líneas cero
sub-rayado racional
fondo retinal, a la derecha
segunda puerta
definición exacta
validez nula.

Anonimo -

No sé como cerrar el círculo infernal que los clásicos trataron en "Definición de Amor" o "Diciendo qué cosa es Amor" cuando jugaban al juego de contrarios y casi casi llegaban al libro de exiemplos. Desde la humildad de aceptar que el dolor es bello si las palabras que lo describen -o lo fingen, Pessoa- lo son, hete aquí, hermana de las sombras y Dama de la Alta Torre un brevísimo de Lilian Baker Kennedy. [ alguna otra noche, y desde alguna otra excrecencia mía, seré acaso capaz de contaros, señora, la historia de otra Lilian, la de "gracias por llamar..." y vinitos de Cacabelos]:

VERJA DE HIERRO

Te esperé junto a la verja de hierro.
El crepúsculo llegaba lentamente,
y luego la obscuridad. Tú nunca llegaste
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres